• Lea Edición Impresa257cc8a11d296753edde708435e20882 vercion impresa

Lunes, 19 Septiembre 2016 08:00

¿Santos le sigue el juego a Peñalosa con el Metro?

Intervención del presidente Juan Manuel Santos y el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa,  en la Casa de Nariño donde anunciaron el metro elevado para la ciudad. Foto: Juan Pablo Bello - SIG. Intervención del presidente Juan Manuel Santos y el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, en la Casa de Nariño donde anunciaron el metro elevado para la ciudad. Foto: Juan Pablo Bello - SIG. Foto: Archivo particular.

Se abre el debate por los cambios en la ingeniería del metro para Bogotá 

El concejal Progresistas, Hollman Morris, dijo que lamenta la decisión del presidente, Juan Manuel Santos y la calificó como una traición del mandatario. 

En rueda de prensa, durante el fin de semana en la Casa de Nariño, el presidente Juan Manuel Santos anunció la construcción de un metro elevado para Bogotá; en contradicción de lo que había avanzado la anterior administración de la ciudad en una solución subterránea.

“Se decidió un Metro elevado, que ahorra 4 billones de pesos… una cifra muy considerable, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades fiscales de la Nación. El Gobierno Nacional y Distrito tomaron la decisión de un metro elevado, teniendo en cuenta tres variables.  “La primera es que la devaluación ha cambiado el costo de un metro subterráneo. La segunda es por eficiencia; la tercera es por principio de integración de la ciudad y por último se ahorran cuatro billones de pesos”, explicó Santos.

A su turno, el alcalde,  Enrique Peñalosa,  manifestó que se espera firmar el contrato de construcción en el segundo semestre de 2017, e iniciar obras en el 2018. Las dos primeras fases estarían en el 2022.

De inmediato, los anuncios generaron la reacción de los Progresistas que se encontraban en Asamblea en el barrio Salitre el Greco de la capital colombiana.

El concejal Hollman Morris criticó la decisión del presidente Juan Manuel Santos. “No hay un solo argumento técnico que le permita decir a Enrique Peñalosa porque rechazó el metro subterráneo”. 

Podríamos interpretar esta decisión del presidente Juan Manuel Santos  como que le está siguiendo el juego a Peñalosa, con el Metro elevado, y ha traicionado, de alguna manera,  la palabra o el pacto que había hecho con la administración de la Bogotá Humana.

“La traición de Juan Manuel Santos no es a Gustavo Petro es a Bogotá; lamentablemente. Nuevamente aparece un personaje siniestro como el doctor Mauricio Cárdenas que ya en el año 2000 cuando se programó  el primer Metro para Bogotá, jugó en contra con Peñalosa, y nuevamente se pone, al lado, para trancar, demorar los recursos y los estudios de tal manera que esperaron a que saliera Petro para no hacer el Metro subterráneo”.

“Esta decisión del presidente, es sorprendente, pareciera que el metro subterráneo  que ha podido tener Bogotá se sacrificó por la mezquindad política. Es decir no podían dejar los paridos tradicionales que Bogotá tuviera un metro con los estudios y con el impulso de Gustavo Petro”.

¿Quiénes están detrás 

de esto?

A mi queda claro que está el vicepresidente Germán Vargas Lleras, Cambio Radical.

¿Cuál es el beneficio ?

Detrás de esto hay un gran negocio que se llama TransMilenio, cuyo impulsor en el mundo se llama Enrique Peñalosa  y es muy sencilla la ecuación, donde se le caiga a Peñalosa en su ciudad Bogotá, no puede seguir vendiendo el sistema en el resto del mundo que es lo que ha venido haciendo, en los últimos 16 años, él es un gran vendedor, en otros países fracasó y están volviendo al Metro subterráneo, entonces imagínense si el negocio se le cae”.

Y agregó que la decisión no deja de tener un tinte político, “se está jugando la presidencia del 2018, esta clase  dirigente no iba  dejar sacar pecho a los sectores alternativos, a Gustavo Petro de poder decir que gracias a él se hizo el metro subterraneo de la ciudad, pero sacrificaron a la ciudad de Bogotá es una mezquindad política y una falta de madurez y grandeza”.

Morris afirmó que el Metro que en este momento tiene estudios fue avalado por la financiera Nacional, el Gobierno nacional, el Banco Mundial, “con ocho años de estudio y se llama Metro subterráneo”.

“Bogotá requiere una solución de fondo al problema de la movilidad, y esa solución es el metro subterráneo … ese debe ser el rumbo; el metro elevado nos causará problemas de segregación e inseguridad y tendrá muy baja capacidad, sólo por la concepción básica y su forma de operación”, expresó Rodrigo Acosta, secretario general de la Unión Nacional de Usuarios de los servicios públicos.

Y las que sobrepasan los 5 millones de habitantes, ya tienen metro, explicó el concejal Progresistas. “Una ciudad como Bogotá que va para los 9 millones de habitantes, va a colapsar por no tener Metro, y eso lo dijo en su momento el hoy secretario de Movilidad Juan Pablo Bocarejo, cuando era técnico - decía eso -, pero ahora como político cambia la posición”.

El concejal Hollman Morris denunció en El Diario el Espacio que a la única bancada que no se le ha programado un debate de control social y político ha sido al Movimiento Progresistas, y precisamente en el tema relacionado con el Metro de Bogotá, el cabildante anunció que en próximos días, una vez se le permita un espacio en el concejo hará algunas revelaciones, al parecer, relacionadas con presuntas irregularidades en los cambios del diseño del Metro de Bogotá.

Los Progresistas no descartan la posibilidad de salir a la calle a la promoción de un plebiscito para consultar a la ciudadanía si quiere Metro elevado o subterráneo, “y que sea Bogotá la que decida y eso se convierta en una refrendación o no de Enrique Peñalosa,  quedan muchos recursos para reversar ese Metro de juguete que no va a beneficiar a los ciudadanos y que va a sumergir a Bogotá en un caos de movilidad”.

Aseveró que echarán mano de varios recursos para reversar la decisión de un Metro elevado y los van a anunciar en próximos días.  

Por: Hamilton Fuentes - El Espacio