• Lea Edición Impresa257cc8a11d296753edde708435e20882 vercion impresa

Los puntos que discutirán son: participación de la sociedad, democracia, transformaciones para paz, víctimas, fin del conflicto armado e implementación.

Por: Hamilton Fuentes C.

Expectativa en el país y el mundo frente al inicio de la fase pública de los diálogos entre el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) y el Gobierno, las partes buscan terminar con 52 años de conflicto armado. Previo a unos acuerdos pactados, se instaló formalmente la mesa de conversaciones, el día de ayer 7 de febrero, en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura de Quito, Ecuador.

Posteriormente la negociación se trasladó a una hacienda de la Universidad Católica, donde los delegados permanecerán aislados en la primera fase del proceso.

Negociadores

El equipo negociador del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos estará liderado por el exministro Juan Camilo Restrepo e integrado por la extitular de Ambiente Luz Helena Sarmiento, el mayor general (r) Eduardo Herrera Berbel, así como los especialistas Alberto Fergusson, Jaime Avendaño y María Alejandra Villamizar.  

Por el ELN estará como jefe negociador Pablo Beltrán, a quien acompañarán Aureliano Carbonel, Gustavo Martínez, Bernardo Téllez y Consuelo Tapias. 

Agenda acordada

Después de casi un año de haber anunciado el acuerdo para comenzar los diálogos comenzarán las discusiones que girarán en torno a seis puntos: 1. Participación de la sociedad, 2. Democracia, 3. Trasformaciones para la paz, 4. Derechos de las víctimas, 5. Fin del conflicto armado e 6. Implementación.

La intención de las partes es resarcir a los damnificados por el conflicto, consolidar un cese al fuego bilateral, mejorar las condiciones de vida del sector rural colombiano y garantizar la participación del ELN en la política, entre los principales aspectos.

Posterior a la ceremonia protocolaria, los delegados del grupo armado se reunieron con miembros de movimientos sociales.

La mañana de ayer martes la Casa de la Cultura fue declarada como “territorio de paz”, por organizaciones populares del Ecuador y Colombia.

El ELN y el Gobierno colombiano cumplieron los requisitos pactados para iniciar las conversaciones, luego de que estas fueran suspendidas en octubre pasado por no liberar al político Odín Sánchez, quien salió de cautiverio en días pasados.

El Gobierno y el ELN comenzaron contactos desde enero del 2014, pero no fue hasta marzo del año pasado que se anunció en Caracas, Venezuela, el final de la fase confidencial del diálogo para pasar a una etapa pública de negociaciones en Quito.

Sin embargo, el inicio de los diálogos fue truncado por la negativa del grupo guerrillero de entregar al excongresista Odín Sánchez. El convenio incluía la entrega de Sánchez a una comisión humanitaria y la excarcelación de cuatro guerrilleros.

Las condiciones se cumplieron el jueves pasado, cuando Sánchez fue entregado al Comité Internacional, asimismo fue liberado el soldado Fredy Moreno. Mahecha.

De esta manera, el gobierno colombiano indultó y luego dejó en libertad a Nixon Cobos y Leivis Valero, miembros de esta insurgencia que estaban en la cárcel.

Published in Posconflicto y Paz
Miércoles, 25 Mayo 2016 06:47

Catatumbo, república independiente

En los años 50 y 60 del siglo pasado se presentó en Colombia un fenómeno muy particular, al cual los medios de comunicación de ese entonces llamaron las ‘repúblicas independientes’. Estos territorios eran llamados así porque se constituían en enclaves en los cuales el gobierno no tenía una presencia clara y definitiva. Es más, quienes hacían las leyes, impartían justicia y garantizaban el orden público en esas regiones eran campesinos armados que se habían declarado en rebeldía, primero contra los gobiernos conservadores, luego, contra el establecimiento gubernamental en general. 

Estas ‘repúblicas’ de facto fueron los primeros embriones de lo que más tarde se llamarían las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Marquetalia,  Gaitania, Planadas, Riochiquito, El Pato, Guayabero, eran regiones de Colombia en las que no llegaban las autoridades y los campesinos y colonos tomaron la administración en sus manos. 

Hoy, en pleno gobierno de la prosperidad democrática de Juan Manuel Santos, en momentos en que se está a punto de negociar una paz histórica con las FARC, siguen existiendo ‘repúblicas independientes’. Una de ellas es el Catatumbo, una región del departamento de Norte de Santander recorrida por el río que le da su nombre. Hace 50 años era una región apenas visitada por el hombre, aún habitada por indígenas con fama de fieros y antropófagos, los motilones. Ahora es una zona en la cual las autoridades colombianas no pueden ejercer soberanía porque son los grupos armados, los señores de la guerra, quienes determinan quienes pueden transitar por la región, a qué hora pueden hacerlo, qué se puede comerciar en la zona… en fin. Acá no hay presencia del Estado.

Lo que sucedió con la periodista colombo-española Salud Hernández-Mora es buena y triste prueba de ello. La reportera viajó al municipio de El Tarra, a tres horas en carro de Cúcuta, capital del Norte de Santander, con más de 600 mil habitantes. Su objetivo era adelantar un trabajo periodístico sobre los problemas económicos y sociales que agobian a la región. Salud es una periodista que se cura en salud y toma todas las precauciones posibles para evitar ser víctima de los peligros que acechan en estos parajes.

No obstante, el peligro es uno de los gajes del oficio de la profesión. Quien haya sido periodista sabe que los riesgos hay que correrlos por motivos de una fuerza mayor: informar bien y correctamente al público. Cumpliendo ese mandato es que Salud está desaparecida en El Tarra. Lo grave es que la prensa, por cubrir este suceso está siendo objeto de agresiones por parte de los grupos armados.

La Defensoría del Pueblo informó, sin darle claridad a la opinión pública sobre los autores, que “actores ilegales con presencia en esa jurisdicción, particularmente en la vereda Filogringo, habrían retenido a algunos comunicadores, personal de apoyo y equipos tecnológicos enviados para el cubrimiento de esta noticia”.

Para nadie es un misterio que en esta región geográfica se mueven como peces en el agua dos actores armados: el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y un reducto del antiguo Ejército Popular de Liberación que estaba bajo el mando de ‘Megateo’, dado de baja en octubre del año pasado.

Sí lo es para el gobierno nacional, que tan acostumbrados nos tiene a sus declaraciones desabridas y sin rumbo. Según Santos, hasta ahora las autoridades no tienen rastro del paradero de la comunicadora. Esta afirmación contrasta con la certeza que mostró el alcalde de El Tarra, José de Dios Toro, quien reconoció que “Salud Hernández está “con un grupo guerrillero”, no se sabe si en calidad de retenida o realizando un trabajo periodístico”.

Los medios que han llegado a la zona registran la falta de fuerza pública en la zona. El ELN, como fuerza armada dominante en la zona determina quienes pueden desplazarse por las vías de El Tarra y los municipios aledaños y hasta qué hora. De hecho todos los días hay toque de queda desde las 6 de la tarde hasta las 5 de la mañana. Quien salga de su casa después de esa hora, el ELN no responde por su seguridad.

Es irónico que el gobierno de la paz no sea capaz de garantizar la misma en distintas regiones del país. Lo del Catatumbo no es una excepción. Sucede lo mismo en la bota caucana, en el cañón del Patía, en todo el curso del río Atrato, en la zona aurífera de la Serranía de San Lucas, entre otras zonas abandonadas por el Estado. Por eso para la actual administración es un punto de quiebre la recuperación de Salud Hernández sana y salva. De lo contrario es muy posible que el tan buscado plebiscito por la paz no le resulté a favor como lo espera el Presidente. Mis votos por el regreso de Salud.

Published in Editorial

Autoridades viajaron hasta el municipio donde  fue vista por última vez la comunicadora, allí se despliegan operativos de búsqueda y recolección de información para dar con su paradero

En la zona de Norte de Santander donde hay tensión por el paradero de la periodista colombo española Salud Hernández, constituye como un paso estratégico para los grupos ilegales hacia la frontera con Venezuela y el interior del país. Allí hacen presencia el Ejército Popular de Liberación (EPL) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), hace dos días sus habitantes manifestaban por el rechazó del secuestro de dos jóvenes campesinos los cuales fueron devueltos a sus familias el día domingo.

El Tarra es un municipio ubicado en el departamento de Norte de Santander, su población es de 12.766 habitantes, de los cuales 9.498 residen en la zona urbana y 3.268 en la rural. Este lugar ha sido marcado durante los años por la presencia de grupos alzados en armas y la ausencia del Estado.

Secuestro 

De acuerdo con las autoridades lo último que se supo sobre la periodista Salud Hernández, fue que llegó el miércoles al municipio El Tarra,  allí habría realizado un recorrido por algunas fincas y dialogó con campesinos.

Según informó la comunidad, Hernández sostuvo una conversación en el  parque de esa localidad con líderes campesinos, allí la comunicadora siguió realizando su trabajo, hasta cuando al parecer fue abordada por algunas personas que la despojaron de varios de sus equipos, como el celular y la cámara fotográfica. Solo le dejaron uno de sus computadores, ella habría decidido esperar a que le devolvieran su material periodístico.

Presuntamente el sábado a mediodía, nuevamente fue abordada y conducida en una moto para ser internada en zona montañosa, en una vereda.

A partir de ese día se desconoce el paradero de la mujer, inclusó uno de sus colegas indicó que desde el día sábado a las cinco de la tarde no se conectaba a sus redes sociales, mientras tanto testimonios de la zona  algunos mencionan que probablemente ilegales se la llevaron para interrogarla y reclamarle por su trabajo (Hernández es reconocida por su dura posición en contra de guerrillas y en la zona en la que estaba trabajando hay presencia histórica del Eln).

La mayoría de colegas rechazaron los actos y algunos lo calificaron como una violación y presión a la libertad de prensa en el país.

Acciones de las autoridades

Frente a este tema las autoridades han indicado que se desconoce si se trata de un secuestro, sin embargo  el Ministerio de Defensa Nacional explicó en un comunicado a la opinión pública lo siguiente:

“A la una de la tarde del domingo 22 de mayo se conocieron las primeras versiones sobre la posible desaparición de la periodista y columnista Salud Hernández Mora, en zona de El Tarra, Norte de Santander. Estas informaciones señalan que la periodista se encontraba en la zona desde hace unos 20 días efectuando un trabajo de campo afín con su profesión”.

En el comunicado el ministerio también informó que la periodista, no pidió protección de la Fuerza Pública y fue vista por última vez en el casco urbano de El Tarra, el sábado 21 de mayo, hacia la una de la tarde. Se han conocido versiones de que podría estar en la vereda Filogringo, municipio de El Tarra. autoridades indicaron que el Alcalde de esa municipalidad está colaborando en la confirmación y veracidad de esa información. 

Poco después del mediodía una vez informado de los hechos por el Ministerio, el señor presidente de la República, Santos,  ordenó a unidades encargadas establecer de manera prioritaria el paradero de la comunicadora.

De inmediato, se dispuso el traslado a la zona de una comisión especial del Gaula, la cual ya avanza en la recopilación de testimonios y evidencias que permitan establecer el paradero de la comunicadora.

De acuerdo con el Coronel Fernando Murillo, director del Gaula, en entrevista con el diario El Espacio indicó que la Policía Nacional activo los  protocolos de búsqueda. “En estos momentos se encuentran desplegadas las  capacidades de inteligencia, cubrimiento de área y se dispuso el envío inmediato de refuerzos a la zona para continuar con las actividades que permitan establecer el paradero y real situación de la señora Salud Hernández Mora, hasta el momento sabemos desconocemos que se trate de un secuestro”.

Igualmente ante la preocupación que ha generado la incertidumbre por el paradero de la periodista la Defensoría del Pueblo envió dos comisiones humanitarias encabezadas por los Defensores Regionales de Norte de Santander y Ocaña, una de ellas hacia Tibú y La Gabarra, y otra hacia el casco urbano del municipio El Tarra, con el fin de recopilar mayor información que contribuya para dar con el paradero de la mujer.

Contexto en El Tarra

Pese a cuatro informes de advertencia de la Defensoría para el Catatumbo, la situación social y de orden público sigue siendo crítica, en medio de la tensión que ha generado la suerte de la ciudadana colombo española Hernández, la entidad reiteró que pese a los cuatro informes de advertencia emitidos para la región del Catatumbo, cuya alerta se mantiene vigente, la situación social y de orden público en esa zona continúa siendo crítica. 

Solamente en el municipio de El Tarra, hasta donde viajó la periodista y donde fue vista por última vez el sábado anterior a mediodía según las versiones oficiales, se han presentado tres homicidios selectivos de civiles durante el último mes, período en el cual también han ocurrido dos episodios protagonizados por francotiradores contra miembros de la Fuerza Pública. 

Los documentos de inminencia emitidos por el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría desde el año 2012, el último de los cuales fue enviado a las autoridades en octubre de 2015 y cuyo seguimiento lo mantiene en la categoría de válido para el momento actual, dando cuenta del panorama de confrontación y vulnerabilidad para los derechos humanos en al menos 5 municipios de esa jurisdicción (El Tarra, Teorama, San Calixto, Hacarí y Playa de Belén). 

Violencia

Según la Defensoría del Pueblo explicó mediante un infrome que recientemente, “durante un encuentro con personeros de esa convulsionada región, del sur del Cesar y del sur de Bolívar (realizado en Ocaña el 19 y 20 de Mayo), y con base en la información recopilada por los equipos de análisis de la Entidad, constató que los sectores donde por cuenta del cese al fuego de las Farc han disminuido las acciones de esta organización, pero han sido ocupados por el ELN y el EPL, que mediante amenazas, desplazamientos individuales, retenciones, instrumentalización de niños, niñas y adolescentes, así como la activación de artefactos explosivos improvisados, entre otros, ejercen control social y mantienen el temor entre las comunidades, cuyo índice de necesidades básicas insatisfechas en las áreas rurales supera el 80 por ciento”. 

A su vez el diagnóstico de la entidad precisó que en la zona donde hay tensión por el paradero de la periodista colombo española Salud Hernández,  se constituye un paso estratégico para los grupos ilegales hacia la frontera con Venezuela y el interior del país.

Hostilidades

En los últimos años frente al marco del conflicto armado  y las ayudas brindadas por el Estadoa las víctimas, de acuerdo con el reporte del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría desde el 30 de marzo hasta la fecha, se suman el asesinato del Intendente Javier Vanegas Sarmiento en El Tarra (Norte de Santander), un hostigamiento a la estación de Policía de Hacarí y dos ataques similares contra instalaciones de la Fuerza Pública en Tame (Arauca) y Barbacoas en el departamento de (Nariño).

Cabe agregar que respecto de la encuesta realizada por la Defensoría Delegada para la Orientación y Asesoría a las Víctimas del Conflicto Armado Interno, llama la atención que si bien el 54 por ciento de los 747 entrevistados sabe que tiene derecho a una reparación integral, la mayoría de las víctimas desconoce las medidas de indemnización económica y los procedimientos para el acceso a los programas (incluidos aquellos para la promoción del empleo y la vivienda). Los hechos más recurrentes para este grupo de víctimas coinciden con el Registro Único Nacional que de las más de 7 millones 600 mil víctimas del conflicto, indica que el 87 por ciento son desplazadas, el 12 por ciento corresponde a casos de homicidio.

Published in Judicial